¿Cómo y por qué escribir una carta de presentación?

Primera toma de contacto por teléfono con la empresa: ¡te ayudamos a superarla!
25 octubre, 2017
Ser feliz en el trabajo, ¡cinco consejos para conseguirlo!
18 abril, 2018

¿Piensas que la carta de presentación es un complemento al currículum vitae? ¿Te has planteado que puede marcar la diferencia entre un candidato u otro durante el proceso de selección? Estructurarla correctamente y acorde con cada oferta de empleo puede suponer conseguir la entrevista que te permita obtener el puesto de trabajo que deseas

La carta de presentación tiene sus orígenes en los años 50 en los países anglosajones cuando en profesiones relacionadas con el trabajo de oficina, la administración y la coordinación de ventas se empezaron a demandar como paso previo a concertar una entrevista.

Se trataba de una herramienta donde las empresas podían ver reflejados los intereses y aptitudes de los candidatos más allá del currículum vitae. Con el paso de los años se hizo extensible a casi todos los sectores y países, y hoy en día casi el 80% de las ofertas la solicitan.

¿Cómo se estructura una carta de presentación?

La estructura de las cartas de presentación no ha cambiado mucho desde su origen. Si buscamos en internet cómo escribir una carta de presentación nos aparece un formato estándar con información del candidato así como la descripción de por qué encaja en la vacante y datos de contacto.

La estandarización de las cartas de presentación, pero, puede suponer que los profesionales de selección reciban muchas de ellas con el mismo formato y eso no te ayude a destacar entre los demás candidatos. Por eso, diferenciarse puede ser positivo.

Cuando te plantees escribir una carta de presentación para una oferta que te interesa puedes optar por el formato tradicional o pensar, ¿qué podría ser interesante para la persona que recibirá mi candidatura?

Si tienes en cuenta esta pregunta llegarás a la conclusión de que la personalización de la carta de presentación puede ser sinónimo de éxito. No todas las empresas son iguales, y no todos los puestos de trabajo a los que apliques tendrán las mismas necesidades. Así que si realizas una carta de presentación por cada oferta de empleo que te interese tendrás más posibilidades de conseguir una entrevista presencial.

¿Qué debo tener en cuenta?

Lo primero que debes tener en cuenta son las necesidades que puedas haber detectado que tiene la empresa y el tipo de perfil profesional que buscan. Una vez tengas esos aspectos claros podrás redactar tu carta y empezar con una primera frase que llame la atención. Por ejemplo si la oferta a la que aplicas es de técnico/a de marketing corporativo puedes empezar, “si buscáis un (o una) profesional especialista en marketing interno y creativo (o creativa)…”.

Una vez has introducido la carta puedes explicar por qué eres el candidato adecuado y qué skills tienes para poder realizar las tareas del puesto de trabajo. Por ejemplo, “para este puesto creo que soy una persona proactiva, creativa y decidida que aportará un nuevo punto de vista al equipo…”.

Finalmente llegará el momento de acabar la carta. En una descripción formal y estándar finalizaríamos con algo como “quedo a la espera de tu respuesta”, pero si quieres diferenciarte siguiendo la misma dinámica en toda la carta puedes terminar con “estoy interesado (o interesada) en la candidatura de técnico/a de marketing corporativo y me encantaría saber más sobre las necesidades de la empresa y cómo podría ayudar aportando mis conocimientos y experiencia en el campo de la comunicación empresarial”.

Además, la tecnología podría ayudarte también a saber diferenciarte con la creación de nuevas maneras de realizar una carta de presentación, como por ejemplo; mediante la elaboración de un vídeo, un catálogo de tu perfil profesional o una presentación power point. Las imágenes, diseño, color y voz pueden ayudar a que el contenido que está presentado de esa manera, en este caso tu carta de presentación, produzca impacto, remarque una personalización y sea diferencial respecto al resto de candidaturas recibidas.

Por ejemplo; hace un tiempo se conoció el éxito de un currículum de Marion Roby, diseñadora gráfica francesa, que presentó su candidatura mediante una figura Funko Pop, que se tratan de personajes que rinden homenaje a diferentes protagonistas de series, películas, videojuegos, cómics o manga. Gracias a esta innovadora presentación totalmente de acuerdo con el sector profesional al que pertenece, la candidata consiguió diferenciarse de entre los demás.

Adaptar cada carta de presentación a cada empresa y puesto de trabajo ofertado basándote en la personalización podrá significar un mayor número de entrevistas presenciales. Arriesgarte y salirte de lo estándar puede ser sinónimo de éxito, y si durante los primeros intentos no obtienes los resultados esperados puedes ir cambiando la formula. Lo importante es ser sincero en el proceso y demostrar interés por el puesto de trabajo.

Comments are closed.