-
ESCATENFRDEPT
Acceso candidatos


NOTICIAS

RSS
06/10/2016

Combinar actitudes y aptitudes en la búsqueda de empleo

¿Actitud o aptitud: qué tiene prevalencia? Ante todo, es importante conocer la diferencia entre ambas. Mientras que la actitud se entiende como un estado de ánimo, es decir, cómo una persona se enfrenta a un problema, situación o eventualidad; la aptitud se transmite con hechos porque forma parte del conocimiento y la capacidad de uno mismo para realizar una tarea. 

Por tanto, la actitud son las creencias, opiniones y/o pensamientos a través de los cuales percibimos el mundo. Y como todas las percepciones, puede ser cambiante.  En cambio, la aptitud está relacionada con la capacidad, habilidades y disposición que tiene una persona para desempeñar una determinada función. Éstas pueden ser innatas o adquiridas a través de los procesos de aprendizaje. 



Entonces, ¿qué puede ser más importante en la búsqueda de empleo? 

La respuesta es fácil: una combinación de las dos, tanto de actitud como de aptitud. A simple vista la aptitud puede resultar más difícil de obtener, ya que se trata de una habilidad más relacionada con conocimientos innatos. Pero debemos tener en cuenta que cada persona es diferente y cada uno somos más hábiles en unas competencias que en otras.  

Puedes ser una persona con muchos conocimientos, inteligente y con muchísima experiencia, pero si eso no está acompañado de una buena actitud puede resultar insuficiente. También puede ser que tu actitud sea fantástica, tengas ganas de progresar y te enfrentes a tus retos laborales con ilusión, pero sin aptitudes que te ayuden a realizar todo lo que tienes en mente no podrás lograrlo. 

Por eso una combinación de aptitud y actitud es la mejor opción. En la búsqueda de empleo relacionamos la aptitud con la formación adquirida y las capacidades personales de cada candidato. Y la actitud con la predisposición y las ganas que demuestran cuando se explica el puesto de trabajo a cubrir o el proyecto a iniciar. 

Es muy importante que las personas de selección aprecien que eres bueno en lo que haces y que quieres serlo cada día. Es decir, que tienes conocimientos y ganas para realizar las funciones del puesto de trabajo. Así verán que tanto tus aptitudes como actitudes se complementan y crean un tándem bueno y necesario para tu día a día laboral. 

Cuando realices una entrevista laboral recuerda mostrar tu mejor versión: tus aptitudes y tu buena actitud serán la clave para hacerte con el puesto de trabajo. 

Iman

C/Azcárate, 8-10 08223
Terrassa (Barcelona)